The Last Guardian : Un Juego de Amor y Odio

The Last Guardian ha sido el último título que he terminado. Un juego que me ha hecho sentir sensaciones diversas desde maravillarme por lo que veía en pantalla como  la desgana por algunos problemas técnicos. Hablamos de la nueva obra del gran diseñador Fumito Ueda.

Aún recuerdo sobre el año 2001, 2002 cuando me topé en el vídeo club con un juego que tenía una peculiar carátula. Una carátula sencilla, diseñada como si de un dibujo hecho a mano y pintado a lápiz se tratase, donde al darle la vuelta veía un castillo, una chica que desprendía un halo de luz blanca y un niño que recordaba a  Vicky El Vikingo como héroe del juego. El nombre del título como ya habréis deducido los familiarizados con la obra de Fumito es ICO.

Hoy en día no recuerdo que opinaba técnicamente de éste increíble título de PS2, pero si recuerdo el impacto y las sensaciones que sacó de mi. Pocos juegos han logrado hacer que sienta eso con un vídeo juego. Un título increíble que no descarto volver a repetir el día de mañana.

Shadows Of Colossus fue la otra esperada obra del autor, un título que cambiaba del escenario cerrado de torreones y muros de castillo, por zonas más abiertas, donde unos enormes y gigantescos colosos  se convertirían en nuestro castillo o lugar a explorar esta vez. Un juego impresionante e innovador,  pocas veces visto en pantalla.

Y es que la Obra de Fumito Ueda es simplemente así, diferente, acercando y renombrando las palabras vídeo juego como un arte más, donde se pueden hacer títulos directamente sacados del corazón y los sentimientos.

 

The Last Guardian, 10 años después

 

Han pasado 10 años desde el anuncio de The Last Guardian, el cuál estaba destinado para PS3, pero no vamos a entrar en estos detalles, vamos a ir directamente a hablar del último juego de Fumito Ueda y si esta vez, el título ha cumplido las expectativas.

No me gusta entretenerme en contar historias o tramas en los vídeo juegos, sobre todo por los spoilers o el romper la sorpresa del momento, así que me voy a ahorrar esta parte para centrarme en el juego en sí.
Quizás si os puedo decir, para situarnos, que el título empieza con nuestro peculiar anti-héroe, el niño, despertando ya sea de estar dormido o inconsciente.
Empezaremos a movernos por el escenario y nos daremos cuenta de que no estamos solos, también hay una enorme criatura, un animal difícil de calificar, algo mitológico, su nombre es Trico. 

Nos empezamos a mover en una zona que parece no llevar a ninguna parte, eso si optamos por movernos porque si hacemos lo lógico y observamos al animal veremos que está herido, tiene lanzas clavadas. Nuestra naturaleza humana nos llamará a ayudarlo. Hablamos de un animal salvaje, no será fácil que se fíe de nosotros a la primera tendremos que acercarnos sigilosamente para poder ayudarlo.

Esto es el empezar del juego, aquí arranca la aventura, sin un rutinario o monótono tutorial y el empezar de nuestro viaje estando muy bien resuelto.
El juego nos está invitando a explorar y a querer salir de allí, primero saber qué ha pasado, ¿por qué estamos en éste lugar?, y por supuesto ¿quién es ésta enorme criatura que aparece junto a nosotros?.
Trico será crucial en nuestro viaje, sería imposible el conseguirlo sin él, por eso se va a ir convirtiendo en un factor imprescindible en nuestra aventura a través de los enormes muros, torreones y pasadizos que nos depararán.

 

El vínculo con Trico

 

The Last Guardian™_20170226171935

Al poco tiempo de avanzar en la aventura nos damos cuenta de que Trico nos seguirá a donde vayamos, llegando a crearse un lazo entre el niño y el animal. De hecho,  en un breve momento del juego nos permitirá dar una serie de órdenes a Trico que facilitarán ciertas tareas en  nuestro viaje.  Las órdenes serán muy sencillas, básicamente son 4, saltar, moverse, aplastar y agarrar, pero no será sencillo que las obedezca llegando incluso a sacarnos de quicio por no obedecer.
Comprendo que hayan querido que el juego tenga realismo en ciertos parámetros, es un animal salvaje y no te va a echar cuenta de momento, nunca nadie le ha dado órdenes  pero también hablamos de un vídeo juego y hay momentos en los que puedes dar la orden cómo 10 veces y éste no  hará nada, se moverá, se rascará, intentará ejecutar lo que dices, pero como alma libre que es, no llegará a obedecer. Esto puede incluso llegar a confundir al jugador pensando en muchas ocasiones que nos estamos equivocando para continuar nuestro camino, hasta que de repente, sin decirle nada y a lomos de éste, ejecuta la acción.

Esto ocurre muchas veces en el juego, hay momentos que ya no tienen coherencia y este realismo nos hace pensar que estamos delante de un animal retrasado, o que tiene algún problema mental, porque no es normal en acciones que vemos a simple vista lo que tenemos que hacer, tardar más de la cuenta en el lugar porque la enorme criatura simplemente no quiere ejecutar la orden, convirtiéndose literalmente en un lastre.

Aunque vamos a dejar por el momento este punto para centrarnos en otros al menos más positivos. Y es que Trico nos ayudará en más de una ocasión automáticamente. No sólo nos trasportará en su enorme lomo saltando por lugares que creeremos imposibles de acceder, siendo espectaculares y hermosos de ver en la pantalla, sino que además nos ayudará si tenemos que ejecutar por nosotros mismos algunos enormes saltos, cogiéndonos con su boca. También nos ayudará cuando tengamos que tirarnos de grandes alturas pudiendo amortiguar la caída o simplemente agarrar su pelaje para no caer al vacío. Su cola también será una buena soga en ocasiones, ayudando incluso a resolver puzzles algo rebuscados.

 

 

La Belleza

 

Los gráficos de un vídeo juego son importantes, no digo que no, pero las animaciones y físicas unido a los gráficos hacen el conjunto para el juego perfecto, un juego que se llene de vida, dándole esa belleza que incluso muchas veces en los gráficos más fotorealistas no se ve.

The Last Guardian no se puede  negar que es un juego  gráficamente muy bonito. La  enorme criatura y los inmensos escenarios se llevan todo el elogio del título. La primera vez que vemos a Trico sentiremos miedo, respeto, pero a la vez ternura, está increíblemente bien diseñado, con esa mezcla de pelo y plumas que vemos en su cuerpo, dan ganas de acariciarlo la primera vez que lo vemos. Además está increíblemente bien animado, con una IA independiente que hará que ejecute montones de movimientos por su cuenta. Se rascará, se tirará al suelo, se sentará, nos mirará o pedirá que lo acariciemos. Por supuesto nos seguirá por lugares que muchas veces diremos, por ahí no cabe, siendo hermoso el verlo pasar por pasillos angostos con su mirada fijada en nosotros mientras lo vemos caminar sigilosamente como si de un gato gigante se tratase con esas curiosas patas de ave.

The Last Guardian™_20170226213338

Los escenarios son otra parte del juego muy importante, generando alturas de infarto pero de gran belleza, las cuáles harán que nos sintamos seguros cuando estemos a lomos de Trico pero serán vertiginosas  cuando vayamos solos pegados a la cornisa de un muro de un torreón.
Un gran detalle del juego, no veremos marcas de un color diferente para saber por dónde tenemos que ir o que nos podemos agarrar a algún saliente. En muchas ocasiones hará que arriesgues tu vida para saber si tienes o no que seguir en esa dirección. Esto es muy de la vieja escuela y es algo que me ha gustado mucho.

Eso sí, donde reside más belleza en el juego es en las alturas, ver saltar a Trico es todo un espectáculo. Veremos cómo se agazapa, cómo se prepara y cómo dará un enorme salto, muchas veces no llegando más que con sus patas delanteras y quedando medio agarrado, hasta que se impulsa ayudándose con sus patas traseras.
Hay muchos momentos visualmente espectaculares, especialmente momentos de zonas en las alturas que son destruidas por el peso del animal y éste tendrá que correr mientras vemos a sus pies destruirse el escenario,  siendo todo un regalo para el deleite visual.

The Last Guardian™_20170312234849

En el apartado sonoro tenemos unas hermosas melodías, algunas compuestas por coros con voces de niños que no estarán siempre sonando en el juego ya que el sonido del ambiente del título acapara toda la atención. Los sonidos de la bestia son impactantes, desde rugidos hasta el enternecedor aullido cuando no estamos cerca de ella porque nos hayamos distanciado para abrir alguna puerta para que pueda pasar.
Con el botón R1 hablaremos a Trico, ya sea para darle órdenes o simplemente llamarlo. Una voz en off narrará en un idioma inventado la historia de nuestra gran aventura, por lo que tendremos unos sencillos subtítulos en español que serán muy fáciles de seguir, ya que no tendremos mucho que leer por el poco contenido hablado que hay en el juego.

 

The Last Guardian podría haber sido perfecto

 

 

Es una pena que ciertos aspectos del juego con todo el tiempo de desarrollo que han tenido, no se hayan corregido o si lo han hecho así a posta, creo que no ha sido todo un acierto al menos por mi parte.

El primer punto negativo que veo es la famosa cámara tan criticada. Es cierto que Trico es una enorme criatura  en escenarios a veces complicados para que pase. La cámara intentará enfocarnos a ambos todo el tiempo, pero muchas veces se convertirá en nuestro enemigo más que aliado, obligándonos constantemente a moverla a un punto donde podamos visualizar mejor nuestra misión a seguir.

Otro factor en contra, las animaciones del niño. Nuestro protagonista tiene unas animaciones a la hora de moverse exageradas, comprendo que hayan querido mostrar los movimientos de un niño, pero a veces parecemos una especie de mono que va sobre sus patas traseras intentando mantenerse de pie, sobre todo al bajar escaleras o al movernos por zonas estrechas. Que te lleguen a matar por culpa de las animaciones es algo que no debería ocurrir jamás en un vídeo juego.

Aún recuerdo en Shadows of Colossus, a la hora de agarrarnos a los colosos lo hacíamos con el botón R1 y si queríamos soltarnos con simplemente dejar de pulsar este botón se soltaba. Esto lo hizo el Team Ico hace más de 10 años, y mi pregunta es ¿por qué en The Last Guardian han tenido que hacer que cuando nos enganchemos a la criatura lo hagamos automáticamente?
Este movimiento llega a desesperar. Estar cerca de la cola y hacer un agarre y quedarse enganchado al animal como una garrapata es antinatural y poco coherente.
De hecho hay momentos que queremos soltarnos porque no sube bien al animal o porque simplemente queremos bajarnos y se queda agarrado de manera imposible, boca abajo o en el suelo donde se posa la cola y el niño no se suelta por más que lo intentamos.
Estar en las alturas es aún más frustrante, querer soltarnos en un lugar estrecho y elevado desde Trico porque tengamos que hacer alguna acción en el lugar, muchas veces puede acabar con la vida del niño, ya que al caer, pocas veces lo haremos bien. Podrá caer de boca, de espalda, pero nunca de pie y esto hará que mientras cae se quede como un objeto inerte y pueda caer con facilidad al vacío.

¿Tan difícil era hacer que usando cualquier botón del mando pudiéramos manualmente agarrarnos al animal?. Hubiera sido incluso además más realista, más útil en nuestra ya complicada aventura por los otros factores mencionados.

Y por último, las ya mencionadas órdenes que le damos al animal sin respuesta alguna por parte de éste, llegando incluso a confundirnos cuando sabemos perfectamente el camino a seguir pero el animal no obedece. Esto hará que nos tome más tiempo del necesario estar en la zona de la que tenemos que salir, dándonos cuenta de que solo nos queda insistir en las órdenes para conseguir nuestro objetivo inicial.

 

CONCLUSIÓN FINAL

 

The Last Guardian quizás no sea un vende consolas, pero sí es un título que te producirá curiosidad si tienes una Playstation 4 o Playstation 4 Pro.
Es cierto que es un género que no invita a jugar a cualquier tipo de jugador, de hecho en mi caso y siendo un gran admirador de la obra de Fumito Ueda, ha habido momentos de desesperación por los fallos mencionados, incluso deseando que llegara el final cuanto antes porque perdía interés en el juego y cada vez me llegaba a costar más el avance de la aventura.

Pero quizás ahora reflexionando y reuniendo todos los detalles del título, es posible que algún día vuelva a retomar la aventura, le de una nueva oportunidad y me quede con todos esos destacados y hermosos detalles que he mencionado.
Quizás no sea un juego sobresaliente, quizás el oscuro desarrollo del título podría ser el causante de que The Last Guardian no sea una obra maestra hoy pero que con el paso del tiempo puede ser un juego que recordaremos con añoro y ternura, dándole incluso ése lugar que hoy por mi parte no tiene.

Para acabar, recomiendo no tocar nada en el mando para poder visualizar una escena final tras los créditos del juego, donde nos revelarán una escena crucial para el cierre de ésta gran aventura.

The Last Guardian™_20170312231908

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s