Vídeo Juegos creados por estudios Españoles que posiblemente no sabías

En este 2017 que ya no nos va a durar mucho, hay que reconocer que los jugadores hemos estado servidos de títulos que serán recordados  por su indudable calidad, y que han escrito una página dorada en el gran libro de la historia de los videojuegos. Pero en estos párrafos que siguen a continuación, me gustaría coger un pedacito de este gran año y analizarlo poniendo el punto de mira en los frutos que ha dado esta industria dentro de nuestro territorio.

Así pues,  viendo que este 2017 ya viene dando sus últimas bocanadas de oxígeno, y que salvo sorpresa, ya está anunciado todo lo que se nos viene, aquí os dejo mi pequeño homenaje a esos títulos de desarrollo y edición española, que he podido disfrutar a lo largo de estos últimos 12 meses, y cuyas menciones en los grandes portales de videojuegos son más bien escasas.

Los expongo por orden cronológico, que además de ser el orden en el vieron la luz, también es la forma en la que me fueron llegando y en la cual los disfruté.

 

Rise & Shine

 

18-11-2017_11-37-25

Juego que se nos vino el 13 de Enero para PC y Xbox One, y que desde el 18 de Abril también está disponible para PS4. Destaca a golpe vista por su apartado artístico, con un estilo de dibujo muy definido y especialmente colorido. Para nombrar el estudio desarrollador  hay que coger aire primero: Super Awesome Hyper Dimensional Mega Team, que se definen a sí mismos como nómadas, del tal forma que me es imposible ubicarlos en una zona territorial.

Como ya he dicho, lo primero en lo que nos fijaremos cuando estemos ante este Rise & Shine será en lo colorido y cuidado de su dibujado. Cada trazo de cada escenario está hecho a mano por parte de su diseñador, y para muestra de lo bien que luce el título en este apartado, he de confesar que el fondo que tengo puesto en el dashboard de mi consola es una captura de pantalla de uno de sus niveles.

Con la excusa de un ataque de marines provenientes de Nueva Gen a nuestro mundo, nos ponemos en las botas de un niño llamado Rise y su pistola Shine, en una historia que será un constante homenaje al universo del videojuego con multitud de situaciones y guiños a las sagas más emblemáticas de este.

Jugablemente nos encontramos ante una propuesta en 2d de scroll lateral, que a muchos nos ha recordado a la saga Metal Slug, y que supone un ejemplo de run & gun  en el sentido más puro, con sus correspondientes jefes de nivel. Aunque no todo es así. Existe variedad en este apartado, encontrándonos algún nivel estilo shoot´em up e incluso un nivel sólo de minijuegos.

En general resulta un videojuego difícil (sólo hay que leer opiniones de los usuarios en Steam o Xbox Live) aunque justo, llevándote a afinar tu habilidad con el control para pasar al siguiente nivel, acentuándose de forma exorbitada esta dificultad en el último tiroteo y último boss.

En general es un videojuego muy agradable para ser degustado, variando su duración dependiendo de tu habilidad, aunque no es un videojuego que supere en ningún caso las 10 horas.

Una vez terminado tuve la oportunidad de ponerme en contacto con los desarrolladores para hacerles llegar mi feedback y siempre me respondieron de forma muy amable y constructiva.


8DAYS


f8fc918f-56a8-41fa-b845-e636dfd0bb2d_Thumbnail[1]


Desde el País Vasco, más concretamente San Sebastián, nos llega un pequeño equipo de desarrollo compuesto por dos personas llamado Santa Clara Games, que saca a la luz este curioso y adictivo 8days.

Si bien es el 22 de Julio de 2016 cuando este juego irrumpe en Steam, lo he incluido en esta pequeña enumeración porque es el 7 de febrero cuando irrumpe en las tiendas digitales tanto de PS4 como de Xbox, con un precio de 9.99 €.

El título nos muestra una estética de 8 – 16 bits con vista cenital. Al más puro estilo de Hot Line Miami, podremos encarnar a uno de sus dos protagonistas mercenarios en este shooter frenético y lleno de acción, donde morir va a ser algo muy habitual a lo largo de la aventura.

Fases de muchos disparos muy diferenciadas en si y bosses finales, serán la tónica en esta breve pero exigente aventura de acción.

 

RiME

 

18-11-2017_11-40-20

 

Ahora viajamos hasta Madrid y nos plantamos ante el estudio de Tekila Works, para encarar un título que nos vino cuando en el ambiente ya se empezaba a respirar el verano, en concreto el 29 de Mayo, y del que podéis leer en este mismo blog el análisis hecho por el compañero Cigarrero, que no tiene desperdicio.

Se trata de una obra que, a diferencia de las anteriormente expuestas, no se tildaría de desarrollo indie, si no que más bien de se trata de un juego de presupuesto medio. Por ello, estamos ante el único videojuego de este artículo que ha contado con edición física.

Por si esto fuese poco, entre los compositores e intérpretes de su banda sonora podemos encontrar a nombres como el de Lindsey Stearling, lo que nos da una idea de sus valores de producción y sobretodo de la calidad del título en este apartado.

Se trata de un juego en el que nos ponemos en la piel de un niño (tercera persona) y en el que emprendemos un viaje para tratar de descubrir el porqué de donde estamos y de lo que hacemos. Peculiar en lo artístico al estudio se le atribuyen inspiraciones como las pinturas de Sorolla (el pintor de la luz), o la obra de Fumito Ueda (Shadow of the Colossus, the Last Guardian).

Sin duda estamos ante un videojuego diferenciador, y a colación de esto he de añadir que es el único videojuego de este artículo que no es difícil en lo jugable y que su avance no supone ningún reto para el jugador; aunque el título en ningún momento lo pretende y se centra en un mostrarte un apartado visual muy cuidado y preciosista y en contarte una historia con una narrativa muy trabajada y particular.

 

Super Hydorah

 

f26382d1-4c42-4284-8318-0160ba4253eb_Thumbnail[1]

 

Ahora nos situamos en Barcelona, donde tiene su sede Abylight Studios, estudio encargado de llevar a consolas hasta ahora dos de los trabajos del conocido desarrollador español Locomalito. El primero fue Maldita Castilla Ex el año pasado, y este 2017, el 21 de Septiembre, nos llegaba su última adaptación a consolas: Super Hydorah, disponible por el momento sólo en Xbox One, aunque presumiblemente se puede aventurar su lanzamiento también en PS4, al igual que ya sucediese con Maldita Castilla EX.

Se trata de un shoot´em up clásico, que podríamos describir como un homenaje a la saga Gradius, al más puro estilo arcade. A través de un buen número de niveles, dirigiremos nuestra nave en un videojuego exigente con el jugador desde el primer momento, a la par que adictivo, donde abundan los ingredientes típicos de esta clase de propuestas, tales como los power ups y los jefes de nivel.

Mención aparte requiere su mecánica de “continues”, completamente fiel a los títulos que disfrutábamos en los salones recreativos, olvidándose por completo del guardado de partida, y obligando a repetir cada subnivel a cada muerte, perdiendo todos los power ups recogidos  y haciendo de esta obra una propuesta más que desafiante para el osado jugador.

 

Raiders of the Broken Planet

 

5ce15de8-c397-448e-b633-afea8464a914_Thumbnail[1]

 

Y nos volvemos a Madrid, más concretamente a San Sebastián de los Reyes, y hacemos un llamamiento a la que seguramente sea la desarrolladora más importante de nuestro país. En efecto, estamos hablando de Mercury Steam, estudio que ha dado a luz títulos como Castlevania: Lord of Shadows (2010) o el reciente Metroid: Samus Returs (2017) para 3DS.

La obra que nos atañe, se llama Raiders of the Broken Planet y ve la luz el mismo día que el nombrado ya Super Hydorah, el 21 de Septiembre, y a diferencia del resto de videojuegos que estamos viendo por aquí, se trata de un título muy orientado al cooperativo online.

Bebiendo de propuestas tales como Evolve o Borderlands, Mercury nos trae un sistema de cuatro jugadores contra uno, en la que el grupo de cuatro intentará avanzar a lo largo de las misiones de la campaña, y el jugador restante encarnará un antagonista, cuyo propósito será  impedir dicho avance por cualquier medio.

También incluye un modo para un solo jugador, aunque la verdad es que de esta forma el juego pierde bastante fuelle y se nota que la idea original para el disfrute de este trabajo es la cooperación en equipo.

Siendo un título de acción en tercera persona, con un apartado técnico de muy alto nivel,  en el que podremos elegir entre  un buen abanico de héroes muy diferenciados entre si  jugablemente, estamos ante el que creo que es el videojuego con más altos costes de desarrollo dentro de nuestras fronteras.

El juego sale a la venta en formato episódico, siendo gratuito el prólogo para todo aquel que guste de probarlo, y valiendo 10 € cada temporada, estando de momento disponible sólo la primera.

Aunque no es todo reluciente en lo referente al título, y debido a que su esencia es el juego en equipo online, a día de hoy es poco menos que  imposible encontrar partida para cualquier misión de la primera temporada debido a la ausencia de jugadores, que ni siquiera el juego cruzado con pc ha podido paliar.

Y es una auténtica lástima, porque se trata de una propuesta verdaderamente divertida , y que con por culpa de la saturación actual de hero shooters que tenemos en los videojuegos, donde es amo y señor el galardonado y aclamado Overwatch, parece no haber sitio para estas obras que sí tienen algo que decir, pero que poca gente va a escuchar.

 

Nightmare Boy

 

1f66e963-fabe-4f87-a2d5-0aefce519ae4_Thumbnail[1]

 

Ya para despedirnos de este 2017, nos quedamos en la capital, y hacemos una visita a los dos integrantes de The Vanir Project, equipo desarrollador de Nightmare Boy.

El título en cuestión es una propuesta de desarrollo en 2D en la que llevamos a nuestro joven protagonista a través del mundo de las pesadillas, en el que iremos desbloqueando nuevos niveles de un vasto mapa al estilo de Ori and the Blind Forest y derrotando a sus correspondientes jefes finales.

De mecánicas muy simples, consigue destacar por la variedad tanto artística como jugable de sus niveles y especialmente por su particular forma de acceder al guardado de partida, dando importancia en ello a las gemas que vamos recogiendo a lo largo del juego.

Siguiendo con la tónica habitual de lo que vienen siendo los juegos de este artículo, su dificultad no defrauda al jugador que venga a él en busca de un desafío, y su duración proporciona entretenimiento entre las 8-12 horas, dependiendo del nivel de dificultad elegido y de lo completista que guste de ser la persona que lo juegue.

 

Soy consciente de que no están todos los que son, ni son todos los que están. Propuestas como Randal´s Monday o The Sexy Brutale me siguen esperando en mi ludoteca.  Simplemente son los títulos de desarrollo patrio que personalmente he tenido el placer de jugar a lo largo de este año, y que por ello aquí dejo mi pequeño homenaje a lo que creo que es una industria no carente de talento dentro de nuestras fronteras.

Hoy, gracias a motores como Unity o Unreal Engine 4, y gracias a programas como PlayStation Talents o ID@Xbox, muchos artistas tienen la oportunidad de demostrar que no todo está inventado en el mundo de los videojuegos y que la originalidad y el buen hacer también es valorado por un sector de jugadores que, lejos de ser mayoritario, cada vez es más numeroso.

Por DaniReq

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s