Remastered, remake & refritos everywhere

Parece ser que en los últimos días de la actualidad del videojuego, a los que estamos pendientes de cualquier noticia en cuanto a lanzamientos venideros, hay dos palabras que oímos y leemos cada vez con más frecuencia: remastered y remake.

Si echamos un vistazo a todos los anuncios que han venido dándose de medio año hasta aquí, caemos en la cuenta de que la cantidad de relanzamientos de títulos del pasado es abrumadora. Independientemente de si son un remaster o un remake, las tiendas han empezado a llenarse con títulos de lanzamiento que muchos jugadores ya tenemos en nuestras ludotecas, y para bien o para mal, la comunidad jugona da su opinión al respecto, y para mí es algo en lo que pararse a reflexionar.

 

Poniéndonos en situación

 

A priori, aclaremos estos dos conceptos:

Resmaster: lo que la comunidad entendemos por remaster, es la reedición de un videojuego en la que no se han aplicado cambios sustanciales sobre el título base. Generalmente se dedican a aplicar filtros anisotrópicos y técnicas relativamente nuevas como el antialiasing, con las cuales el hardware de la actual generación de consolas puede mover esos juegos sobradamente y de una forma algo más fluida y vistosa que en la plataforma original. Así pues, un remaster no presenta un cambio notorio sobre el juego original.

Remake: también se trata de la reedición de un juego, pero haciéndose de nuevas a primeras para el hardware actual. Se aprovecha historia, guion, etc. pero todo está hecho de cero. No se aprovecha los modelados de personajes y escenarios, sino que se rehacen de nuevo.

Bien, aclarada esta simple premisa, es fácil caer en la cuenta de como está actualmente el panorama de los lanzamientos de juegos, aunque si queremos comprender este fenómeno de forma global, yo me remontaría unos años atrás.

 

Pasado y actualidad de los “refritos”

 

Beyod good evil

 

Desde hace mucho ya se reeditan videojuegos aprovechando la potencia que pone a disposición el hardware del momento, así, hemos asistido a creaciones como MediEvil: Resurrección, port a PSP teniendo el juego base en PSX, o Zelda: Ocarina of Time 3D, port a Nintendo 3DS con juego base en Nintendo 64. En la generación pasada los jugadores fuimos cambiando paulatinamente del euroconector hasta el HDMI, y con ello afloraron las “reediciones HD” como The Ico & Shadow of the Colossus Collection Remastered in High Definition o Beyond Good &Evil HD.

Como vemos, la cosa no viene de ahora.

Pero hay un hito en el que estos términos empiezan a leerse cada vez con más frecuencia en las carátulas de las tiendas, y ese punto en concreto viene dado a finales de 2013, con la salida al mercado de las consolas de la actual generación, que vienen acompañadas de una sustancial escasez de títulos y de unas ventas realmente buenas en sus primeros meses de vida. Sin devanarse mucho los sesos, es fácil comprender se viven unos momentos en que el mercado del videojuego se encuentra desbalanceado, y que hay demasiada demanda de juegos para estas nuevas máquinas con una oferta realmente pobre cuantitativamente.

Con esto ya tenemos un caldo de cultivo idóneo para que empiecen a aparecer los ya nombrados remakes y sobretodo los remastered. Obras de la pasada generación de consolas con un lavado de cara y en muchas ocasiones con la inclusión de los dlc de estas obras.

Empieza a escucharse con fuerza la coletilla “Definitive Edition”, y unos jugadores, a falta de títulos que de verdad expriman su hardware recientemente adquirido, aprovechan para darle estopa a esos lanzamientos que en su día no pudieron, y otros, despotrican contra las compañías por haber jugado con anterioridad a gran parte del catálogo que ofrecen estas máquinas.

Los años van pasando y estos relanzamientos no paran de caer. De hecho, apenas se frena el goteo de este tipo de propuestas. En el E3 de 2015, se anuncia la retrocompatibilidad en las consolas Xbox, y esto da lugar a curiosidades tales como la salida al mercado del remaster de la trilogía de Assassin s Creed The Ezio Collection, teniéndola ya a precio de ganga en sus versiones de Xbox 360 y siendo perfectamente jugable en One. Lo mismo con la trilogía de Bioshock.

Especialmente flagrante es el caso de The Last of Us, con apenas medio año de margen entre su salida en PS3 y su llegada a PS4.

Aun con todo esto, si echamos un vistazo al listado de los videojuegos más vendidos en 2017, vemos que se cuela en el top10 un remake como Crash Bandicoot N´sane trilogy, aclamado por crítica y público. Tampoco debemos de extrañarnos, es una remake 100% de tres juegos muy queridos y añorados de PSX.

 

Su razón de ser difiere según la plataforma

 

En estas últimas semanas, de nuevo se vuelven a alzar voces a favor y en contra de estas propuestas, debido a la ingente cantidad de anuncios acaecidos. Y no es para menos, ahora hay otra consola que está vendiendo muy bien y cuyos usuarios están sedientos de títulos. Evidentemente, hablamos de Switch, y a riesgo de caer en el agravio comparativo, vamos a hacer un breve examen  de estas políticas de “refritos” en las principales plataformas de juego:

refritos_hd_ltg[1]

PlayStation 4: a principios de generación se benefició del aluvión de thirds que quisieron llevar sus juegos de la gen de PS360 a esta nueva gen. Por su parte, nos encontramos con nombres como el ya aludido The Last of Us Remastered, Uncharted: the Nathan Drake Collection o el God of War 3 Remastered. Ninguno de estos 3 títulos nos trae una mejora palpable sobre su antecesor y en mi opinión sólo cobra sentido la trilogía de Uncharted por dar tres títulos por el precio de uno, no por sus mejoras visuales que apenas son apreciables. No obstante, en esta consola también se han dejado ver joyas como Ratchet & Clank y la estupenda trilogía de Crash, de cuyas ventas hemos hablado un poco más arriba.

En cuanto a anuncios, los venideros remakes de Shadow of the Colossus y Medievil dejan sensaciones agridulces, uno por ser el remake de un remaster HD ( refrito del refrito) y el otro por rehacer la misma entrega de la que ya disfrutamos en PSX y en PSP, en lugar de una demandadísima segunda entrega.

Nintendo Switch: la reciente y exitosa consola de Nintendo supone un exponente muy claro de este fenómeno en cuestión, y sin haber llegado al año de vida ha despojado de exclusividades casi en su totalidad a su hermana mayor WiiU. Así, vemos nombres como Super Mario Kart 8, que ha gozado de grandes ventas en la consola híbrida, o al GOTY Zelda Breath of the Wild, retrasado en su lanzamiento de WiiU a propósito para ser el juego de entrada de este nuevo hardware. Además, son muchísimas las compañías que debido a la buena acogida de la consola relanzan sus títulos ya existentes para esta plataforma, caso de Doom, Skyrim, L.A Noire, y un sinfín de juegos indies.

Lo que se viene a la plataforma tampoco está exento de refritos, anunciados ya la remasterización de los dos primeros Bayonetta, donde encuentran su justificación en su acompañamiento: el lanzamiento en exclusiva de Bayonetta 3, y viejas glorias como el primer Dark Souls, que al igual que L.A Noire, aprovechan su salida en Switch para poner en el mercado dicha remasterización para el resto de plataformas.

Xbox One: al igual que PS4, desde su salida su catálogo se viene nutriendo de todos los remastered de las third parties que vienen sacando para el resto de plataformas. Por su parte, Xbox a lanzado dos remasterizaciones/remakes en lo que va de gen. Una Halo: La Colección del Jefe Maestro, encontrando su justificación en que incluye los cuatro videojuegos numerados de la saga y en que los dos primeros están rehechos desde la base (remakes), dándote la opción de elegir mientras juegas si quieres visualizar el juego original o el remake. La otra es Gears of War: Ultimate Edition, y también encuentra su justificación en que es una remake puro.

Son esos dos casos y ninguno más, pues en el E3 de 2015 el colega Phil Spencer anunciaba la retrocompatibilidad en el sistema  Xbox, y con ella ha dejado de tener sentido cualquier remasterización. Por supuesto siguen llegado los “remastered” de las third, y aquí es donde el usuario puede elegir, entre jugar al juego original o a la remasterización. Hoy cualquier propietario de una One tiene a disponibilidad un catálogo de más de 400 títulos que va desde la primera Xbox hasta la gen actual en retrocompatible.

PC: en esto es la plataforma reina, disponiendo de cualquier título pasado con una compatibilidad absoluta. Aun así se beneficia de los refritos de las consolas, y se dan casos curiosos como el del lanzamiento de Bioshock: the Collectión, a cuyos propietarios de la entrega Infinite les fue regalado su remaster por ser conscientes el estudio desarrollador que no aportaba ninguna mejora con la versión de PC ya existente, o como el de Skyrim, que se ve mejor el juego base con los mods de la comunidad que la remasterización oficial.

 

The last of us

halo-the-master-chief-collection-51[1]

 

Conclusiones personales

 

Como consumidor, cualquier jugador puede gastar su dinero en lo que le venga en gana, porque efectivamente, es suyo, pero con matices. Éticamente no es apropiado alimentar un mercado de refritos en perjuicio de otros jugadores, que esperan con ansias nuevas ideas en materia videojueguil. Si yo fuese una compañía, puedo pensar que el riesgo de invertir en un remastered es mucho menor que el de una nueva ip, precisamente porque el gasto entre uno y otro trabajo no es ni parecido y, en consecuencia, puedo dejar de invertir en nuevos videojuegos alimentándome única y exclusivamente de viejas glorias del pasado, llegando a una situación desértica en cuanto a nuevas ideas originales AAA en el mercado.

Como he reflejado arriba, existen trabajos de este calado cuya existencia sí está justificada, y otras que no.

Hace poco nuestro querido Max reflejaba en una entrada de este, su blog, la lista de videojuegos que se había pasado en 2017. En una lista de 10 juegos, nos encontramos con que 2 de ellos son remastered y 1 retrocompatible. Así mismo, en mi particular lista de 2017, me encuentro con 6 de los primeros y 7 de los segundos, en una lista de 41 juegos.

No tiene nada de malo disfrutar de títulos del pasado con un lavado de cara acorde al hardware del que disponemos en la actualidad, pero debemos exigir siempre la posibilidad de disfrutar de cualquier título en su versión original, es decir, la retrocompatibilidad en nuestros sistemas.

Lo que no es de recibo es que estos “remastered injustificados”, copen las listas de ventas semanales como si de videojuegos nuevos se tratasen. Los jugadores no podemos dar a entender a las productoras que no sabemos distinguir la diferencia entre una idea original y una ornamentada idea del pasado, porque lo acabaremos pagando.

Lo idóneo es siempre tener la elección en nuestra mano, y por pensar así, en lo referente a refritos, me quedo con los sistemas de Xbox y PC. Yo elijo lo que jugar y cuando jugarlo, yo juzgo si una remasterización/remake merecen mi dinero o si lo juego en su versión base, esa que salió hace ya tiempo, y que sigue siendo el mismo juegazo pero con unos bordes un poco más poligonales.

 

3 Comments

  1. Me encanta el repaso y coincido, en algunos aspectos, con tu visión. Tenemos ayer exigir que las productoras saquen productos e ips nuevas que podamos seguir disfrutando, pero tenemos que tener en cuenta las que se han quedado atrás y ahora son imposibles de jugar, las máquinas que ya no funcionan o, como le pasa a switch, los juegos que no se vendieron.

    En el caso de Switch, creo que los que están saliendo habría que catalogados como “nuevos refritos” ya que pese a que vienen de otra plataforma, no tuvieron mucha repercusión por la venta de la consola en si, creo que de este modo, muchos podemos llegar a su catálogo (Y es de agradecer)

    Vuelve todo? Creo que sólo vuelve lo bueno, abriendo posibilidades a jugadores que no pudieron jugar en su dia y mejorando los catálogos que existen. Me parece un acierto traer algunos juegos de psx o ps2 a ps4 para acercar estos juegos a los jugadores más noveles.

    Eso si, yo también suspiro por una retrocompatibilidad sin límite, como pasa en cierto modo en pc.

    Buen artículo. Un saludo!

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias por el comentario compañero Cabesa. Sin duda el caso de Switch es un tanto particular, y la inmensa mayoría de sus poseedores acogen con los brazos abiertos todas las reediciones de grandes juegos que le están llegando. Pero tampoco debemos olvidar que Switch es la primera consola de Nintendo en mucho tiempo que no trae consigo retrocompatibilidad, y que la promesa de Nintendo en lo referente a la consola virtual es un hecho, que a día de hoy sigue en el aire.
      No obstante, aunque la consola virtual en Switch ya fuese un hecho, no traería consigo joyas como el primer Dark Souls o Skyrim, que para gran parte de los jugadores cobra sentido rejugarlas sólo por poder hacerlo en modo portátil, y eso si que no lo da ninguna compañía actualmente aparte de Nintendo.
      Si el hecho de no sacar un remaster, supone que no voy a probar nunca juegazos como Donkey Kong Tropical Freeze o Mario Kart 8, entonces ese remaster tiene todo el sentido del mundo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s