Backups de Sistemas Operativos

Bienvenidos al siguiente nivel de copias de seguridad… ya vimos en un artículo anterior, que tenemos dos caminos para hacer un backup / copia de seguridad de nuestros datos personales:
A) usando una aplicación específica (software de copias de seguridad, ó, sincronizador de carpetas)
B) haciéndolo manualmente (haciendo duplicados de directorios, ó, creando copias comprimidas)

Vuelvo a insistir, igual que en dicho artículo, que ya usemos una aplicación específica, o bien lo hagamos manualmente, lo recomendable es siempre servirnos de utilidades de cifrado, para que si un tercero tiene acceso a nuestras copias de seguridad, al menos tengamos la tranquilidad de que no tenga acceso a nuestra información comprometida.

Diferencia entre hacer Backup de una ‘Carpeta de Datos’ y de un ‘Sistema Operativo’:

Cuando hacemos una copia de una carpeta de datos, esto es muy fácil de entender, ya que tenemos una carpeta con archivos y estamos creando una copia de carpetas con archivos que en ese momento no están en uso. Pero ¿cómo hacemos copia de seguridad de un sistema operativo?, esto no es igual que unas carpetas normales, ya que el propio sistema está funcionando… pues no es algo imposible pero tenemos dos opciones:

A) usar una aplicación especial que permita hacer una copia de seguridad de la unidad.

B) reiniciar el ordenador con un CD/DVD/USB bootable o live, y con una aplicación desde este CD/DVD/USB, hacemos la copia de seguridad.

Imágenes, Particiones, y Unidades:

Para hacer con tranquilidad copias de seguridad, es recomendable familiarizarse con el vocabulario básico de este ámbito. Todos sabemos lo que es una carpeta y un archivo, pero vamos a ir un poco más allá. Pero los usuarios de Windows están mal acostumbrados a la hora de entender el concepto “unidad”, al estar acostumbrados a ver: “Unidad C:”, “Unidad D:”,… pero ahora lo vamos a aclarar de un modo superficial:

Las Unidades:
Una unidad es un dispositivo de memoria independiente del resto, algo que podemos tocar: una memoria USB, un disco duro externo, un disco duro interno. En una unidad puede haber una o varias particiones. [en algunos sitios también las llaman ‘unidades físicas’, ‘soportes físicos’, y ‘particiones físicas’]

Las Particiones:
Una partición es una zona de memoria que está dentro de una unidad, la cual contiene carpetas y archivos. Lo que vemos en Windows como “Unidad C:”, “Unidad D:”, ahí, ‘C:’ es una partición, y ‘D:’ es otra partición. Puede que un único disco duro interno esté fraccionado en dos particiones, ó, puede que dentro del ordenador existan dos discos duros internos, y en cada uno de los discos, una partición. De la misma forma, estamos acostumbrados a ver en las memorias USB o pendrives, una única partición, pero podemos crear USBs que tengan dos o más particiones. Con tener claro lo que es una Unidad y lo que es una Partición nos es más que suficiente. [en algunos sitios también las llaman ‘particiones lógicas’, y ‘unidades lógicas’]

Las Imágenes:
Una “imagen” (dentro del mundo de las copias de seguridad) es un archivo que contiene toda la información que hay en una partición, o en varias particiones, o en toda una unidad física. Y podemos almacenar esa información de dos formas: byte a byte: la imagen ocupará tantos bytes como ocupan las particiones originales que va a copiar, o, lógica: como si fuese un comprimido, leyendo los archivos de origen y creando una copia ligeramente comprimida dentro de la imagen. [cuando nos descargamos el .ISO de un Live-USB o Live-CD, ese archivo .ISO entendemos que es una imagen lógica de CD/DVD/USB]

 

UNIDAD_PARTICIONES.png

 

¿Qué hace una aplicación de copias de seguridad?

Una aplicación de copias de seguridad, fundamentalmente tendrá las siguientes posibilidades:
A) hacer un clonado byte a byte de una UNIDAD en otra UNIDAD (obviamente la unidad destino tendrá que tener una capacidad igual o superior a la unidad completa que pretendemos clonar).
B) hacer un clonado lógico de una UNIDAD en otra UNIDAD (aquí con que la unidad de destino tenga un espacio igual o superior al espacio ocupado por los datos que hay en la unidad que pretendemos clonar nos es suficiente).
C) hacer una IMAGEN byte a byte de una UNIDAD (el archivo de imagen lo almacenaremos en una partición que esté fuera de la unidad que vamos a clonar, y obviamente requeriremos un espacio libre igual o superior a la unidad que vamos a clonar).
D) hacer una IMAGEN lógica de una UNIDAD (el archivo de imagen lo almacenaremos en una partición que esté fuera de la unidad que vamos a clonar, y requeriremos un espacio libre en la partición donde vamos a guardar la imagen aproximadamente igual al espacio que figura ocupado en la unidad que queremos clonar).

Igual que podemos hacer clonado de unidades, o imágenes de unidades, también podemos hacer clonado de particiones, e imágenes de particiones. Y obviamente, podemos restaurar los datos de una partición o unidad a partir de una copia de seguridad (imagen) o bien clonando el contenido de un lugar en otro.

Posibles situaciones a la hora de pretender hacer estas Copias de Seguridad del Sistema Operativo?

Caso Novato)
Únicamente tenemos el Windows instalado. Se nos pueden dar varias circunstancias, puede que Windows tenga todo metido en una única partición “C:”, o puede que según la versión que sea, se halla repartido en dos particiones: una oculta que usa en el arranque de unos 100 o 150 Megas creo recordar, y todo el resto del sistema con aplicaciones en la partición que crea como “C:”

Caso Medio)
Tenemos el Windows y un Linux instalado. A las particiones de Windows (explicadas en el Caso Novato) hay que añadir las de Linux. Que no voy a explicar eso aquí dado que es de mayor nivel y confundiría a los novatos, que son el destinatario de este artículo.

Caso Avanzado)
Tenemos únicamente un Linux instalado: No se que haces leyendo este artículo, dado que serás un luchador que el tema de particiones será un tema que no requiere explicación para tí.

 

AOMEIBACKUPPER.jpg

 

¿Cómo hacemos esto de las Copias de Seguridad del Sistema Operativo?

Recordemos que un ordenador puede tener uno o varios discos duros internos, y en consecuencia puede tener una o múltiples particiones, según sea el Caso Novato, Medio o Avanzado del punto anterior, además de las particiones de datos del usuario, en las cuales se almacenan películas, fotografías, música, documentos, etc. Tenemos varios modos de trabajar, igual de válidos, seguros y fiables para hacer Backups:

MODO A) <en caliente>
Instalamos en nuestro sistema Windows una aplicación de copias de seguridad, de esas que permiten hacer una ‘imagen’ de partición del sistema operativo a la vez que el mismo está funcionando e incluso siendo utilizado (viendo un documento, o una película,…), por eso decimos que la realiza ‘en caliente’. Una vez instalado, al iniciarlo le diremos que queremos: crear una imagen ‘lógica’ (no necesitamos que sea byte a byte) de (una o varias particiones); indicamos las particiones de las que crear la copia de seguridad (C: o C: + boot); especificamos dónde queremos crear la imagen con la copia de seguridad (obviamente tendrá que ser una partición diferente a las que estamos copiando), y finalmente pulsaremos el botón de ‘comenzar la tarea’. [lógicamente siguiendo las leyes de las copias de seguridad, deberemos posteriormente copiar esta imagen de seguridad en otros dos discos duros para asegurarnos que en caso de fallo del disco duro interno, tenemos un sistema recuperable.]
Después de tener el backup del sistema operativo, crearemos el USB-Bootable o CD-Bootable con la herramienta de recuperación respectiva de la aplicación usada. [este bootable será lo que usaremos para recuperar nuestro sistema el día necesario]
Usamos nuestro ordenador hasta que se nos corrompa el sistema, o nos entre un malware. Llegado ese día fatal…
Simplemente apagaremos el ordenador, configuraremos la BIOS para arracar desde el USB o CD arrancable / bootable, y iniciamos nuestro ordenador con el CD introducido o USB conectado que hemos creado en el paso 2º.
Iniciaremos la herramienta de recuperación, indicamos dónde tenemos el archivo de imagen de seguridad que contiene el backup de las particiones que tenemos que recuperar, y también, indicamos las particiones que queremos restaurar (las que se nos han estropeado), esperamos unos pocos minutos en los cuales la herramienta formateará las particiones estropeadas y finalmente ‘descomprimirá’ los datos de la imagen backup en las particiones limpias.
Fin: Siguiendo las instrucciones del programa, reiniciaremos el PC, y “Voilá”, nuestro ordenador estará al 100% como el día que hicimos la copia de seguridad, como si desde entonces no lo hubiésemos encendido. [Como los documentos, películas, escritorio, todo está en D: y otras particiones, estaremos tranquilos porque no habremos perdido nada, simplemente hemos recuperado el sistema operativo]

MODO B) <en frío>
Instalamos en nuestro Windows el LinuxLiveUSB, y con él, creamos un pendrive ‘USB Bootable’ con una herramienta de copias de seguridad.
Reiniciaremos el ordenador, configuraremos la BIOS para arracar desde el USB o CD arrancable / bootable, e iniciamos nuestro ordenador con el USB conectado que hemos creado en el paso 1º.
Iniciada la herramienta de copias de seguridad, le indicamos a esta de qué particiones queremos crear una copia de seguridad (backup), indicamos dónde queremos que se cree el archivo de imagen backup (obviamente en otra partición diferente a las particiones que vamos a copiar), y le damos a comenzar, esperamos unos pocos minutos, y en pocos minutos hará un trabajo parecido a crear un ‘comprimido’ con todo el contenido de las particiones del sistema, y nos avisará al terminar. Después, siguiendo las instrucciones del programa, reiniciaremos el PC o lo apagaremos. [lógicamente siguiendo las leyes de las copias de seguridad, deberemos posteriormente copiar esta imagen de seguridad en otros dos discos duros para asegurarnos que en caso de fallo del disco duro interno, tenemos un sistema recuperable.]
Usamos nuestro ordenador hasta que se nos corrompa el sistema, o nos entre un malware. Llegado ese día fatal…
Simplemente apagaremos el ordenador, configuraremos la BIOS para arracar desde el USB o CD arrancable / bootable, y iniciamos nuestro ordenador con el CD introducido o USB conectado que hemos creado en el paso 1º.
Iniciada la herramienta de recuperación, le indicaremos en esta ocasión, primero dónde tenemos el archivo de imagen de seguridad, después, le indicamos en qué particiones queremos que restaure su contenido (las propias del sistema operativo), le damos a comenzar (nos insistirá en que perderemos los datos actuales en dichas particiones, a lo que le decimos que ya lo sabemos, dado que es lo que queremos hacer), esperamos unos pocos minutos, “Voilá”, nuestro ordenador estará al 100% como el día que hicimos la copia de seguridad, como si desde entonces no lo hubiésemos encendido. Reiniciamos el PC o lo apagamos, según necesitemos. [Como los documentos, películas, escritorio, todo está en D: y otras particiones, estaremos tranquilos porque no habremos perdido nada, simplemente hemos recuperado el sistema operativo]

 

AOMEIBACKUPPER_CLONANDO.png

 

MODO C) <en caliente>

Instalamos en nuestro Windows una aplicación de copias de seguridad, de esas que permiten hacer un ‘clonado’ de partición del sistema operativo a la vez que el mismo está funcionando e incluso siendo utilizado (viendo un documento, o una película,…).
Conectaremos un disco duro externo con una capacidad superior al espacio ocupado por las particiones de nuestro sistema operativo.
Indicaremos al programa qué particiones son las del sistema operativo (una o dos según cada caso), también indicaremos cual es la unidad de disco donde queremos tener el clon de nuestro sistema (el disco duro externo conectado en el paso 2º), y le daremos al botón de ‘comenzar la tarea’. [lógicamente siguiendo las leyes de las copias de seguridad, deberemos posteriormente duplicar este resultado, yo recomiendo simplemente repetir el proceso con otro disco duro.]

* Podemos interpretar el resultado del primer paso de diferentes formas:
– a) Tenemos un USB-Bootable que nos podemos llevar a cualquier lado, y disfrutar de nuestro Windows con nuestras aplicaciones ya instaladas y usables desde este USB (disco duro externo).
– b) Tenemos un disco duro externo que el día que muera nuestro disco duro principal, simplemente desmontando el disco duro roto, y metiendo este disco duro externo con el clon, tendríamos todo funcionando en cuestión de minutos [lo que tardemos en cambiar los discos duros]
– c) Tenemos un disco duro externo que el día que muera nuestro disco duro principal, podemos poner uno nuevo vacío, iniciar el ordenador de nuestro disco duro externo, y desde este clon, crear un nuevo clon en el disco duro nuevo vacío.
– d) Tenemos una forma de migrar nuestro ordenador Windows de HDD a los modernos y rápidos SSD sin necesidad de tener que reinstalar todo otra vez.

** Obviamente para poder usar este disco duro clon como USB-Bootable tendremos que reiniciar el ordenador, configuraremos la BIOS para arracar desde el USB o CD arrancable / bootable.

 

EASEUSTODOBACKUP.jpg

 

¿Qué pasa si hemos optado por los modos A o B y se nos ha roto completamente el disco duro?

Este es un caso algo más peliagudo. En principio no debería ser complicado. Lo que haríamos sería:

A) Instalar el disco duro nuevo sustituyendo el disco duro dañado.

B) Reiniciaremos el ordenador con un Live-USB con el Linux Gparted (o bien otro Linux Live que tenga administrador/gestor de particiones), y con la herramienta gestora de particiones replicaremos el esquema de particiones que había en el disco duro dañado, en el disco duro nuevo. Identificaremos rápidamente el disco duro nuevo, ya que este tendrá todo su espacio sin asignar (con ninguna partición), o, con una única partición vacía (sin ningún dato). Aunque para trabajar sin miedo, si no confiamos nada en nosotros mismos, podemos, con el ordenador apagado, desconectar los discos duros que tienen datos y sólo tener conectado el nuevo que queremos particionar.

C) Crearemos las particiones que teníamos en el disco duro que se nos ha dañado. Y tras aplicar los cambios en el disco duro nuevo, salimos de la herramienta y apagamos el ordenador.

D) Tras reconectar todos los discos duros internos, iniciaremos el ordenador con la herramienta recuperadora (USB-Bootable o CD-Bootable) propia de la aplicación con que hicimos la copia de seguridad del sistema operativo, y tras indicarla la localización del archivo imagen y las particiones de destino, la dejaremos trabajar.

Programas más recomendables gratuitos:

AOMEI Backupper: La conocí a través de varias páginas web y el gran youtuber mexicano TortillaSquad, la probé y va muy bien. [Aquí tenéis el enlace para crear el USB/CD Bootable] Esta aplicación permite trabajar en MODO A, B, y C. También nos permite gestionar copias de seguridad de datos, e incrementales. Una herramienta muy completa y recomendable. Se adapta a todo.

EaseUS Todo Backup Free: .Simplemente, equivalente al AOMEI Backupper. Cuestión de gustos. A mí particularmente me da más fianza el AOMEI, pero aún así prefería dar una alternativa.

WinToUSB: La recordaremos del artículo de Live USB… esta herramienta podríamos enfocarla como backup del sistema operativo en MODO C.

MiniTool Partition Wizar: Una aplicación que me recuerda al WinToUSB, ya que está enfocada al clonado de particiones, y con la peculiaridad de que también permite administrar particiones. Si en vez de operar con la aplicación una vez instalada, queremos usarla sin instalarla desde un CD/USB Bootable aquí tenemos el enlace a esta opción.

CLONEZILLA: Mi herramienta favorita cuando no modificamos particiones ni cantidad de sistemas operativos. Únicamente opera como CD/USB Bootable. Está muy centrada en la creación de imágenes de particiones, de unidades, y en el clonado de particiones y unidades. No digo que sea mala, se usa como herramienta forense digital, pero igual no la tengo dominada del todo para casos muy extraños como los que genero a veces.

 

MINITOOLPARTITIONWIZAR.png

Parece muy fácil, ¿qué podría salir mal?

 

El camino fácil

Decir que todo siempre funciona bien, sinceramente sería mentir. Mejor explico mi punto de vista intentando llegar a una forma fácil de trabajar y mantener ordenadores para ahorrarnos así mucho tiempo y no tener que instalar el Windows y actualizarlo, los drivers, y todas esas largas tareas que consumen toda una tarde. Yo siempre he procedido de la siguiente manera y nunca he tenido ningún problema.

Cuando vamos a instalar Windows en un ordenador, el instalador en principio se encuentra:
– o bien, un disco duro sin ninguna partición.
– o bien, un disco duro ya con las particiones definidas.

Si no hay ninguna partición, desde Windows 7 en adelante, creo recordar, el instalador crea mínimo dos particiones, la oculta “boot” de unos 120 Megas o así, y la del sistema operativo que veremos en adelante como “C:”.
En cambio, si el disco ya está particionado, nos pedirá que indiquemos en qué partición queremos que se instale el Windows (el C:) y procederá con eso sin crear la partición oculta “boot”. Entiendo que los datos de esa partición se incluyen ya en C:

Por este motivo, para facilitarnos la vida de cara a backups de sistema operativo y todo, yo siempre, SIEMPRE, antes de instalar Windows, en el disco duro principal, he creado siempre DOS particiones: SISTEMA (con unos 100 GB) y DATOS (con el resto disponible). De esta forma al instalar Windows, le indicaba que se instalase en la partición SISTEMA (la que sería C:, y listo).

¿Qué gano con esto? Comodidad y tranquilidad. Así elija el modo de backups A, B o C, se que todo va a funcionar bien, y sin dolores de cabeza. El hecho de andar con la partición oculta, para hacer las backups bien me obligaría a hacer, o bien backups de la unidad completa, o bien varias backups (una para la partición oculta boot y otra para sistema), lo que al tener la partición de DATOS me complica la existencia. Hay que buscar EL CAMINO FACIL.

Cuando se me ha corrompido el sistema, al tenerlo todo el sistema en la partición C, y una imagen backup de C: en D:, tardaba menos de 15 minutos en recuperar el sistema [arrancaba con USB Bootable de Clonezilla, y restauraba la imagen que tenia en D: en la partición C: y a funcionar]

Podía haber optado por trabajar con aplicaciones modernas como AOMEI Backupper o WinToUSB, pero estaba acostumbrado a Clonezilla, rápido y simple aunque a más de uno se le atragantaría por ser con una interfaz muy cruda, por eso os recomiendo las opciones modernas. Pero insisto, prescindir de la partición oculta elimina muchos dolores de cabeza. Y si trabajáis con WinToUSB o AOMEI Backupper veréis la vida más fácil.

Cuando el camino se complica

Cuando ya me veía muy suelto y con nivel, con todo dominado, cometí un error… cambié el tamaño de la partición de Windows, para hacer sitio donde probar GNU/Linux. Hice eso de tener dos sistemas instalados a la vez. Todo fue muy bonito, todo funcionaba, ilusión y alegría, hasta que el Windows me empezó a hacer cosas extrañas… y quise restaurar el Windows de mi copia de seguridad… pero tragedia…

La imagen se hizo con Clonezilla así que con Clonezilla la tenía que recuperar (cada App usa sus formatos y precisiones). Y resultó que Clonezilla al ver que la partición C había reducido 100 GB de tamaño, decía que no podía restaurarla… Opté por eliminar las particiones y crear una nueva única partición para Windows y restaurar ahí… y otra tragedia… al restaurarse la imagen, resulta que el arrancador de sistemas operativos Windows había sido sobreescrito por el de Linux de cuando lo instalé… ahora tenía dos opciones: intentar recuperarlo desde una USB-Bootable de Windows 10 (cosa que no logré) o renunciar a la backup y reinstalar todo desde 0… Windows, con sus actualizaciones, con los drivers de placa base, de tarjeta gráfica, de impresora, actualizar todo, buffff que dolor… [opté por migrar a GNU/Linux y encantado]

Por esto que acabo de decir, os recomiendo que si en el ordenador únicamente tenéis sistema operativo Windows, con estas herramientas veréis la vida MUY MUY FACILITADA… pero si os complicáis con Múltiples Sistemas Operativos coexistiendo… aumenta el número de particiones, y más cosas, y para beneficiarse de backups en esta forma, ya requiere algo más de nivel.

 

WINTOUSB.png

Mis Consejo:

 

1º) Particiona con Gparted el disco duro principal con DOS particiones: SISTEMA (mínimo 80 GB, máximo 120 GB), y el resto para DATOS (hoy día casi todo el mundo tiene discos duros de 500 GB o mayores).
2º) Instala Windows y después todos los Drivers/Controladores de tu tarjeta de red, placa madre, chipset, tarjeta de sonido, tarjeta de video, impresora,…
3º) Actualiza el Sistema Operativo y los Drivers/Controladores todo lo que sea posible para tener todo actualizado.
4º) Instala una aplicación de copias de seguridad de sistema operativo: AOMEI Backupper (y create la herramienta para restaurar sus copias de seguridad Usb-Bootable o CD) o también puedes optar por instalar WinToUSB.
5º) Haz copia de seguridad de tu partición C: y haz un par de copias de esta copia de seguridad [recuerda que con WinToUSB puedes tener un clon funcional]
6º) ahora ya échate a dormir, porque las 8 horas anteriores no las repetirás en mucho tiempo… si te entra malware, se te estropea o corrompe la instalación o se te rompe el disco duro, con poner uno nuevo y restaurar la partición C: tendrás TODO listo para usar en menos de 15 minutos.

Con WinToUSB puedes hacerte en un Disco Duro Externo USB 3.0, una especie de Live-USB (USB Vivo) con un Windows que incluya tus herramientas favoritas de antivirus, reparación, ofimática, edición gráfica, etc… da mucho juego.

Si eres de los que les gusta enredar y probar cosas, si rompes algo, no importa, en 15 minutos restauras todo el sistema desde la copia de seguridad.

* Y si quieres complicarte con Windows + GNU/Linux, que si configurar doble sistema operativo, etc… pues ya desarrollaremos un artículo en esta línea para ver pros y contras de cara a las copias de seguridad. 😉

Posiblemente te interese leer el artículo:

“COPIAS DE SEGURIDAD Y ENCRIPTADO: Adelantándose a la catástrofe”

3 Comments

  1. Soy un fiel seguidor tuyo desde los inicios de tu podcast. Normalmente te oigo a través de PocketCast, por lo que no puedo hacer comentarios. Este episodio me ha encantado y me parece muy provechoso. Yo utilizo Macrium Reflect Disk Imaging and Backup. Y en más de una situación ha sido mi salvación. Gracias por tu tiempo y dedicación.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s