Tutorial: Móntate tu propia Xbox One Portátil

No hace mucho que a los aficionados del mundillo del videojuego nos llegó una filtración/rumor de una propuesta para las consolas de próxima generación de la casa Xbox; se desvelaba lo que poco antes se había denominado como proyecto Scarlett, consistente según esto en dos nuevas consolas sustancialmente diferentes: una tradicional, montando un hardware con gran potencia gráfica compatible con todos los juegos que a día de hoy lo son con Xbox One (recordemos, One, 360 y Xbox Original) y otra más revolucionaria en su planteamiento, basando su potencia gráfica en el Cloud Computing y llevando los videojuegos a nuestras pantallas a través de streaming, consistente en un hardware mucho más básico que su hermana y presumiblemente bastante más barata que esta, en consecuencia.

   De estas dos propuestas, la que sin duda más merece nuestra atención es la segunda, la cual, dependiendo de la subjetividad del consumidor, uno opina que es un sueño que todavía está muy lejos en el tiempo, y otro que ve de forma clara que este es un paso lógico en la industria, y perfectamente posible a día de hoy.

   El caso es, que debido a esta segunda propuesta de consola y a que muchos de nosotros (los usuarios), nos ilusionamos, y empezamos a creer que no queda mucho para poder jugar a los juegos de este ecosistema en cualquier pantalla, haciendo uso de un hardware que tan sólo requiera una conexión medianamente decente a internet.

   A raíz de esto, no han sido pocas las fotografías mostradas de móviles adaptados a mandos de Xbox One en los que se aprecia claramente el menú de la consola y la posibilidad de jugar de forma portátil a nuestra Xbox One en la pantalla de nuestro smartphone.

   Bien, hoy escribo estas líneas para aclarar que esto ya viene siendo posible desde hace bastante tiempo, y a la vez, aprovecho parar traer este pequeño tutorial de cómo llevarlo a cabo, así pues, vamos a meternos en harina.

 

Requerimientos:

 

  • Un smartphone con sistema operativo Windows 10 Mobile (no es válido ni Adroid ni IOs), estos smartphones se pueden encontrar bastante baratos en internet, y dependiendo del grado de interés que tengas en esta función, puede llegar a ser rentable su compra o no, ya que se asume que casi nadie va a cambiar su smartphone del día a día por uno con este sistema operativo, y que esta compra sólo se justificaría por la función que definimos más adelante.
  • Una consola Xbox One conectada a una red doméstica con wifi, aunque la consola podemos tenerla conectada vía Wifi o por cable (Ethernet), (recomendado la segunda opción).
  • Una pinza que sujete nuestro móvil a nuestro mando de la Xbox One, (en Amazon se pueden encontrar por unos 7 €).
  • Una aplicación llamada Xbox Dev Mode Companion.

   Con esto por delante, y puesto que Windows 10 Mobile no cuenta con un gran elenco de terminales en el mercado, hay que determinar el uso de tan sólo cuatro modelos de Smartphone para esta finalidad, ya que son los únicos que por hardware te permitirán realizar esta función. Estos modelos son: Microsoft Lumia 950, Microsoft Lumia 950 XL, HP Elite x3 y el Acer Jade Primo.

   Primero: encender nuestro Smartphone con Windows 10 Mobile y conectarlo por Wifi a la misma red local en la que tenemos nuestra Xbox One.

   Segundo: bajarnos la aplicación Xbox Dev Mode Companion de la web, ya que no encontraremos esta app en la store de Windows 10 Mobile. Lógicamente ni yo ni el blog Maxtecuenta.com nos hacemos responsables de la fuente de la que pueda ser descargada, si por desventura la app viniese corrupta y generase malfunciones en nuestro smartphone Windows 10 Mobile. El único responsable de la descarga de esta aplicación es el propio usuario. Yo personalmente, la he descargado de este enlace sin problema aparente.

   Tercero: instalamos la aplicación en el terminal.

   Cuarto: encendemos nuestra Xbox One con el mando conectado a esta y, aunque la opción viene marcada por defecto, nos cercioraremos de que la posibilidad de retransmisión la tenemos activada en la consola.

   Quinto: en el terminal, abrimos la aplicación Xbox Dev Mode Companion y esa primera vez que la utilizamos meteremos en la app la dirección IP de nuestra consola, que encontraremos en el menú Configuración de nuestra Xbox One, y de esta forma ya se quedará fijada para no tener que repetir esto cada vez que abrimos la app.

   Sexto: colocamos  la pinza a nuestro mando y seguidamente fijamos a esta nuestro terminal, poniendo cuidado en que los botones laterales del smartphone no queden presionados por la propia pinza. Dentro de la app Xbox Dev Mode Companion daremos a la opción “conect” y ¡voilá!, ya tenemos nuestra Xbox portátil.

Es importante saber

   Al jugar de este modo, es necesario conocer una serie de premisas un tanto evidentes, pero que no está de más nombrarlas. Básicamente son las mismas que cuando retransmitimos desde nuestra Xbox a nuestro PC con Windows 10 a través de la app de escritorio de Xbox:

– La calidad en la retransmisión depende mucho de la calidad de la conexión contratada, y de la calidad de tu propia red Wifi.

– No es recomendable tener más abonados activos en la red mientras estamos retransmitiendo, ya que consumen un ancho de banda que va a necesitar nuestra retransmisión.

-Obviamente esta forma de jugar es portátil con la atadura de tu red local, olvídate de ir en el Metro o en el autobús echándote unas partidas a la Xbox.

– La lejanía con tu router influye directamente sobre la calidad de la retransmisión, acusándose sobre todo en juegos con mucha carga gráfica.

– Recomiendo jugar con la opción en nuestro móvil de “Pantalla Completa”, para así olvidarnos de que el bloqueo automático de nuestro terminal nos interrumpa la partida.

– El consumo de batería que va a tener esta función para con el móvil va a ser alta, por lo que difícilmente te va a durar la partida de esta forma más de tres horas.

Mi experiencia personal

   A lo largo de meses he dado uso a esta función con resultandos satisfactorios, aunque siendo consciente de las limitaciones que acabo de exponer. Me ha sido muy útil para jugar mientras mi TV ha estado ocupada por mi familia o por mi novia. Es una función muy interesante de la que he podido aprovecharme para pasarme videojuegos como el Cuphead, que lo he jugado tanto a través de la TV, como a través del móvil de esta forma, como a través de mi PC gracias al “PlayAnywhere”. También me he echado mis partidas al Ori and the Blind Forest e incluso a algún multijugador como el Raiders of the Broken Planet.

   A pesar de esto he de decir que soy un jugador de “pantalla grande”, y que ni el móvil ni el Pc me gustan plenamente a la hora de verter mis horas de ocio lúdico, y es por ello, que funciones como esta las considero un mero complemento más que una solución vital para el jugador. Si el día de mañana, los avances en el streaming llegan a suponer una portabilidad sin límites en los juegos y un input lag despreciable en cualquier terminal, yo me sigo imaginando sentado en mi sofá delante de mi televisor de la misma forma que lo he estado haciendo a lo largo de décadas. Dicen algunas lenguas que el hombre es un animal de costumbres, y en mi caso particular aciertan de lleno. Y tú, ¿cómo jugarás si estos avances de los que somos testigos llegan a fraguarse? ¡Nos leemos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s